ALL POSTS

LUCÍA DE FÁTIMA MURIÓ EL 31 DE MAYO DE 1949, FIESTA DE MARÍA REINA


La sorprendente afirmación del título causará estupor a casi todos y probablemente exigirán la prueba. A lo que hay que responder que existe una prueba irrefutable cuya exposición será el objeto deimage

C.onvento de carmelitas de Coimbra

C.onvento de carmelitas de Coimbra

este post.  No es una prueba basada en algo en que tenga parte la subjetividad, ni el parecer propio. Es una prueba “documental”. Está en un documento que aporto reproducido . No es un documento privado, como sería una carta, aunque fuera de un obispo involucrado, el principal,  en la historia de la publicación documental de Fátima, como lo fue Mons. José Alves Correia da Silva, obispo de Leiria. Tampoco la prueba proviene del convento de las carmelitas de Coimbra. Documentos de estas dos fuentes tendrían una importancia extraordinaria. Pero la prueba que aporto es mucho más fuerte porque proviene de una lista oficial de la monjas fallecidas de la Orden carmelitana, y el documento es una fiel transcripción digitalizada de los documentos guardados en sus archivos. Hay que añadir que es un documento que elimina cualquier duda de error humano o falsificación, como después diré, y que además  está confirmado por la coincidencia de varios centenares de religiosas difuntas, con la  publicación de los catálogos de la orden. Esto es lo que intento poner  a la vista del lector, para lo que le llevaré paso a paso por las acciones que deben ser hechas,  hasta llegar a ese documento.

La reina del Cielo, en cuya fiesta murió Lucía, el 31 de mayo, había tenido el siguiente diálogo con la vidente, el día 13 de junio de 1917:

Queria pedir-Lle para nos levar o Céu.

Sim; a Jacinta e o Francisco levo-os en breve. Mas tu ficas cá  mais algum tempo. Jesus quer servir-Se de ti para Me facer  conhecer e amar. Ele quer establecer no mundo a devoçao a Meu Imaculado Coraçao.

Fico cá sozinha?- preguntei. com pena.

Näo. filha. E tu sofres muito? Näo desanimes. Eu nunca te deixarei. O meu Imaculado Coraçäo será o teu refugio e o caminho que te conducirá até Deus.

Poco después de esta segunda aparición, Francisco, que no oía las palabras de la aparición sino sólo veía las imágenes, preguntaba inquisitivo:

¿Para qué estaba Nossa Senhora con un corazón en la mano esparciendo por el mundo aquella luz tan grande que es Dios? Tú estabas con Nossa Senhora en la luz  que bajaba a la tierra, y la Jacinta, conmigo, en la que subía al cielo. 

Es que, le respondí, tú con la Jacinta , vais a ir en breve al cielo y yo quedo con el Corazón Inmaculado de María pero “algum tempo”.

Como se ve, fue la Santísima Virgen quien le dijo que quedaría en la tierra  por algún tiempo.  Porque Jesús quería servirse de ella, para que se conociera y amara a la Virgen. En concreto quería servirse de ella para establecer en el mundo la devoción a su Immaculado Corazón. Esto lo hizo Lucía con la publicación de las conocidas  cuatro memorias y algunas cartas escritas por ella. Todo lo escribió desde los conventos españoles de las hermanas doroteas, de Tuy y de Pontevedra.  Una vez hecho esto se le urgió, por parte de Mon.da Silva, obispo de Leiría, a la vista de su mala salud e intentando evitar que la muerte se la llevara con su “Tercer Secreto” en el pecho, que lo redactara escrito en un papel. Cosa que hizo después de tres meses de angustias que le impedían hacerlo, en enero de 1944. El Secreto fue entregado a la Obispo inmediatamente con la advertencia de publicarlo después de su muerte o todo lo más antes de 1960.

¿A qué se refería Nuestra Señora con aquella expresión de “por algún tiempo”?.  La misma Lucía responde en el diálogo habido con Francisco después de la segunda aparición, que le preguntaba por los años que viviría. “No lo sé; bastantes”.

Esta expresión encaja perfectamente con los 32 años , 2  meses y  18 días  que viviría Lucía después de aquel 13 de junio de 1917,  muriendo a Los 42 años de edad.

¿Cuantos años te quedas?

No lo sé. Bastantes.

¿Fue Nossa Senhora quien lo dijo?

Fue. Y yo lo ví en aquella luz que nos metió en el pecho.

Ahora bien la expresión “algum tempo” no encaja en absoluto con los casi  90 años que separan aquel trece de junio con la supuesta muerte de  la supuesta Lucía, “muerta” el día   13/02/2005

Este estudio que he emprendido tiene la ocasión en la noticia aparecida recientemente en  Radio Cristiandad, en el post DOS HERMANAS LUCÍA DE FÁTIMA: NUEVA COMPARACIÓN – ¡GRACIAS A YUTAKA MATSUTANI!  sobre  dos fotografías de Lucía: Una de ella a los 40 años de edad en 1947. La otra a los  43 años de edad en 1949, verosímilmente el día de su profesión religiosa en el convento carmelitano de Coimbra. La biografía oficial nos dice que profesó el 31 de mayo de 1949, después de un año de novicia en el convento, en el que entró en marzo de 1948 a los 41 años de edad. Según la historia oficial profesaría justo un año y dos meses después, contra lo mandado en los conventos carmelitanos, que al parecer exigen dos años de noviciado. ¿Se habría intentado adelantar la profesión en vista de una salud deteriorada como lo estaba cuando Mons. da Silva le mandó escribir el “Tercer Secreto” temiendo que con su muerte desapareciera la importante revelación de Nuestra Señora?. He aquí las fotografías publicadas en Radio Cristiandad:
Fotos de Lucía en 1947  y en 1949, del sitio to-chihiro

sisterlucia1947

 

sisterlucia1949

He preguntado a alguna fémina-entienden más de eso- sobre su opinión y me ha asegurado que estas fotografías pertenecen a personas diferentes.

  1. Yo he hecho algunos posts, algunos de ellos publicados también en Radio Cristiandad, sobre la disparidad de las fotos de “las dos Lucías”,  los cuales pueden encontrarse  en estos enlaces:

La impostora de Coimbra I, La impostora de Coimbra II, La impostora de Coimbra: Ideas contraria a las de Lucía, Las tres Lucías: Una historia sorprendente

Es imprescindible acudir a los tres primeros posts señalados porque este post es una confirmación de aquéllos por la vía documental. Aquellos nos confirman y a su vez son confirmados por el que aquí desarrollo.

Dejo para el final el estudio e interpretación de la segunda fotografía, que es una foto que ha sido tomada, verosímilmente, el día de la profesión de esta religiosa, que no era la verdadera Lucía. Ello nos llevará a deducciones sorprendentes , como digo en el post citado.

La conclusión cierta que se desprende del desarrollo de este post,   es que Lucía no podía ser la novicia que tenemos en la foto por la sencilla razón, de que  en esa fecha, verosímilmente  la de  la profesión de la religiosa que aparece , el 31 de mayo de 1949, fue precisamente el día de la muerte de Lucía.

Pío XII el Papa de Fátima

Se supo que Pío XII vio en su retiro vaticano el milagro solar de fátima

Se supo que Pío XII vio en su retiro vaticano el milagro solar de fátima

Antes me gustaría exonerar al papa Pío XII, llamado el Papa de Fátima de cualquier involucración en la omisión de la publicidad del fallecimiento de Lucía. Dicho fallecmiento hubiera tenidodo entonces unas consecuencias inesperadas y más bien molestas: Los católicos de todo el mundo, hubieran clamado por la publicación del “tercer Secreto” del que Lucía había dicho que debía ser publicado después de su muerte o en todo caso antes de 1960.   Igualmente hubieran pedido la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, cuya petición Pío XII no había realizado, aunque sí hiciera la Consagración del mundo al Imaculado Corazón, en 1942.  ¿Había alguien en Roma que estaba dispuesto a impedir estas dos cosas? Sí lo había. Era alguien al que podemos llamar, el segundo después del Papa. Era el sostituto  de la Secretaría de Estado, entonces sin titular.

Mons. Montini en la consagración del mundo al Inmaculado Corazón, por Pío XII.

Mons. Montini en la consagración del mundo al Inmaculado Corazón, por Pío XII.

Ahora bien está probado que Mons.Montini llevó a cabo tratativas con los comunistas rusos a espaldas de Pío XII. Si hubo alguna intervención de Roma para que no fuera hecha pública la muerte de Lucía la vidente de Fátima, cuya divulgación hubiera supuesto un clamor,  entonces indeseado en Roma, ¿a quien podría achacársele sino al sostituto,  con enormes responsabilidades en Roma, y que bien podría haber llevado a cabo la operación, que exigiría de las autoridades carmelitanas en Roma, y que éstas no hubieran dudado en obedecer, hecho todo a espaldas de Pío XII.

Están escritas en este blog las siguientes actividades delSostituto hechas a espaldas de Pio XII:

En su carrusel de negociaciones y pactos secretos, Montini también hizo guiños a sus apreciados amigos comunistas. En 1944, tal y como relata Mary Ball Martínez en The undermining of the Catholic Church, [ Nota: Socavando la Iglesia Católica] tuvo lugar una reunión de alto nivel entre Monseñor Montini, actuando en representación de Pío XII, y Palmiro Togliatti, líder del Partido Comunista Italiano que había vuelto de su exilio de 18 años en la Unión Soviética, en la cual se pactó un acuerdo entre Democracia Cristiana, los socialistas y los comunistas para obtener el control total de Italia en cualquier gobierno de post-guerra, pero también se esbozaron las condiciones para una futura cooperación entre la Iglesia Católica y la Unión Soviética, lo cual se hizo sin el conocimiento de Pío XII, puesto que Mons. Montini se encargo hábilmente de ocultarle este asunto. En el libro ¿La Iglesia eclipsada? se menciona además que Montini y Togliatti eran amigos desde la infancia.

La gota que colmó el vaso y que agotó la paciencia del Papa Pío XII fue el desagradable incidente ocurrido en 1954, en el que como Andreas Böhmler narra: “Se había visto salir del Vaticano a un hombre esposado, al que un coche celular se lo había llevado. Este hombre despojado de su sotana por orden de Pío XII, no era otro que Mons. Alighiero Tondi, jesuita, secretario particular de Mons. Montini, éste a su vez, Prosecretario de Estado de Pío XII”. Según trascendió más tarde, este personaje infiltrado por Montini tenía acceso al Archivo Secreto Vaticano y allí obtenía los nombres de todos los sacerdotes enviados detrás del Telón de acero y se los comunicaba a Togliatti, quien a su vez se los transmitía a sus camaradas rusos, los cuales se encargaron de capturar y martirizar a estos sacerdotes. En cuanto Pío XII tuvo conocimiento de estos gravísimos hechos, expulsó a Tondi, quien había confesado bajo interrogatorio ser agente del KGB formado en Moscú e infiltrado en la Iglesia, y se quitó de encima a Montini enviándolo a Milán como Arzobispo pero negándole el birrete cardenalicio, alejándolo así al menos temporalmente de poder optar a ser “papabile”. Este gravísimo caso hizo enfermar a Pío XII.

¿Alguien cree que con estos supuestos, Roma iba a permitir la publicación oficial de la muerte de Lucía, la vidente de Fátima que en nombre de la Virgen había pedido la consagración de Rusia, hecha por el Papa y los obispos del mundo, al Inmaculado Corazón de María?

La imposición del silencio se imponía. El Papa Pío XII probablemente ni se enteró. Al principio nadie habló  de “suplantaciones”.  Se trataba de guardar en silencio el fallecimiento de Lucía. Pero el tiempo pasaba y nunca fue oportuna la divulgación de la muerte de Lucía. Más tarde, alguien presumiblemente se dio cuenta del importante servicio que una falsa Lucía podía hacer a Roma. Quizás se encargó, mediando los superiores generales de la Orden, a una carmelita que “hiciera el papel” de la vidente.  La discreción fue rota  cuando “Lucía” en 1957 fue interrogada por el procurador de las causas de beatificación de los dos niños pastores. En esa entrevista se dijeron cosas que no gustaron nada en Roma, cuando fue divulgada, y que podían hacer descubrir el embeleco hasta entonces llevado con discreción. El Padre Agustín Fuentes divulgó la entrevista en Méjico. La respuesta de Roma fue inmediata. Por medio de la curia de Coimbra se afirmó que Lucía no habia tenido nada que ver en esa entrevista.  El pronunciamiento fue inusitadamente fuerte.  Después el P. Alonso el encargado de los archivos de las apariciones de Fátima, anunció que esa entrevista era auténtica. ¿Pero era así en realidad? Por una vez la contundencia de la curia de Coimbra, que se lanzó a hacer declaraciones firmísimas, por orden de Roma sin duda, ¿No estaría en lo cierto al afirmar que la Hermana Lucía no tenía nada que ver con esa entrevista? La entrevista  se reduce a generalidades pero introduce un nuevo tema que nunca había tocado  Lucía : La imminencia de los últimos tiempos y la batalla decisiva del diablo contra la Virgen.

Paso al desarrollo de lo prometido  por sus pasos

Hace tiempo leí una correspondencia habida entre un lector y los editores de Tradition in Action. Esta es la captura en esa web de la carta de un lector y la contestación a ella por la Dra. Horvat.
La carta del lector está aquí. La captura hecha por mí es ésta:

Death..

Si hacemos click en el sitio indicado obtenemos esta página web:

Ordine

Y haciendo clicc en el ángulo inferior donde se lee Defunti, Monache, se obtiene la siguiente página:

Ordine2

A partir de esta página web,  si hacemos clic en la siguiente línea:

Elencus Monialium O.C.D. defunctarum 2005/2 (sexennium 2003-2009)

Obtendremos esta página que corresponde a las monjas difuntas dentro del sexenio 2003 /2009, en la segunda página del año 2005/2

difuntas 2005-2

En la que podemos destacar la casilla 265.

difuntas-2005:2:lucía

En esta casilla, como en las del resto de casillas relativas a otras religiosas difuntas, podemos observar los datos de la hermana Maria Lúcia do Coraçäo Imaculado.

Nos ha chocado la siguiente anomalía: la Hermana Lucía después de una supuesta vida en la Orden de 56 años que supuestamente comenzó el 31 de mayo de 1949, (después de 1 año y dos meses pasados en el Carmelo de Coimbra como novicia) cuando supuestamente profesó como religiosa en la Orden de Nuestra Señora del Carmen, en la rama de las descalzas de Santa Teresa, observamos que la fecha de profesión es la 03/10/1928, que es la fecha de profesión- dada en numerosas biografías- en la congregación de las Hermanas de Santa Dorotea. Pero su supuesta profesión en las carmelitas fue la del 31 de mayo de 1949, como proclaman todas las biografías de Lucía. Esa es la fecha que consta en las numerosas biografías.

Ahora bien ¿Cual es la razón del olvido de la fecha de profesión como carmelita y la constancia de su profesión en una congregación a la que perteneció antes de ingresar en el Carmelo?

La razón la veremos más adelante. De momento conste que es algo inadmisible y que nunca se habrá consignado algo parecido en los catálogos carmelitanos ni en los de ninguna otra Orden.

Los catálogos impresos  a que hemos hecho referencia como es natural son los relativos a los documentos que se guardan en los archivos romanos de la Orden Carmelitana. ¿Pero con qué proceso se imprimieron? Como es natural, podría pensarse que esos catálogos son el resultado de los documentos digitalizados  del mismo archivo. Documento tras documento de las hermanas difuntas fue creado un documento digitalizado y con un lenguaje  informático en el que constan los asientos  cuyo volcado dio lugar a las páginas del catálogo a que habíamos llegado, y del que hemos visto una página y una casilla, la número 265.

Este documento a que nos referimos ¿Podría obtenerse? Naturalmente. Ha estado colgado en Internet por lo menos durante un año,  aunque quizás fuese retirado con posterioridad a la divulgación en la página de TIA  (Éste es un dato que no puedo asegurar  pero mis intentonas por hallarlo no han dado resultado)

Esta es la página  del documento digitalizado que se nos ofrece en internet  y que el lector puede consultar, en una captura de Tradition in Action
Aquí tenemos que dar crédito al sitio Tradition in Action que ha divulgado la página que obtuvo en una deteminada fecha en internet. El larguísimo documento se corresponde unívocamente con las difuntas carmelitas del documento impreso, como el lector puede comprobar. Además lleva consignados márgenes, disposiciones tipográficas, etc..La confección de un documento así, supuesto el ánimo de falsificación, llevaría un tiempo ímprobo. Por lo que se impone  dar crédito a este documento y a lo que nos dice el lector que nos trae la noticia en la nota anterior:

This listing has been there for at least a year without anyone correcting it. Maybe you people could explain this to me. Again, I am not one for conspiracy theories, but the pictures are strange and this date of death seems very odd. Just wanted to point this out.

Y el testimonio de la Dra. Horvat que en la repuesta dice:

It is difficult to understand why the official archival documents would list her as deceased on May 31, 1949. Perhaps it is because she really died at that time and another person, who died in 2005, took her place.

Actualmente puede obtenerse en internet el documento PDF siguiente:http://www.ocd.pcn.net/defunti/n_def9.htm.
Y pueden obtenerse listados de documentos. Sería interesante obtener algún documento en el que constara la profesión de la monja  que consta en la fotografía traída por Radio Cristiandad. Si esta monja murió antes de la fecha desde la cual se hizo la digitalización,  [o evidentemente   si todavía  no ha muerto, lo cual es muy posible porque a primera vista es una persona más joven que Lucía, como corresponde a una novicia normal (en la foto parece de unos 25 años) ]no parece probable que pueda obtenerse.

Pero si hemos de dar crédito al documento [y no hay razones para no hacerlo] capturado por Tradition in Action:Moniales defunctae, nos encontramos con este extracto que entresacamos del documento que corresponde al número 265 de la casilla arriba expuesta:


Fotografía del extracto del documento digitalizado

Fotografía del extracto del documento digitalizado

Documento en slide para una más cómoda lectura

<TD width="50%">
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-WEIGHT: 700; FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;265.&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Maria Lúcia do Coraçâo Imaculado</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            (dos Santos Lúcia de Jesus Rosa)</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Coimbra, Portugal</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Nata:&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 22/03/1907&nbsp; Fátima</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Prof.:&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 03/10/1928</SPAN></P>
            <P style="MARGIN-TOP: 0px; MARGIN-BOTTOM: 0px"><SPAN 
            style="FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY: Arial">&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 
            Def.:&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; 31/05/1949</SPAN></P></TD></TR>
        <TR>

En ella puede verse que la religiosa difunta que aparece tiene los datos correspondientes a la difunta que vimos en la casilla 265, del catálogo carmelita Todos los datos coinciden a excepción del de la fecha de defunción, que en el catalogo es la de 13/02/2005 y para nuestra gran sorpresa en el documento informático es 31/05/1949. Observamos que aunque la diferencia en el día podría deberse a un baile de cifras 31/13, sin embargo esto no es posible en las cifras correspondientes al mes y al año. Además el documento fuente tendría que volcarse enteramente en el documento impreso del catálogo. Por lo que la fecha tal cual habría tenido que constar  en el documento impreso. Lo contrario- una correción en el documento impreso,  que conste en el documento fuente-no es posible. Por otra parte el que haya habido una falsificación en el documento fuente no es posible porque sería una alteración que se habría volcado en el impreso, aparte de que esta falsificación perjudicaría gravemente a los carmelitas dueños del archivo.

Ahora comprendemos por qué  en el documento impreso consta extrañamente como  fecha de profesión, la de profesión como dorotea el día 03/10/1928. La respuesta es porque así consta en el documento fuente y no han tenido la astucia de cambiarla para proseguir el engaño hecho al consignar la fecha de fallecimiento.. Pero ¿por qué consta en el documento fuente? La respuesta es porque constando la fecha de muerte como la 31-05/1949, había muerto de novicia sin profesar en la Orden carmelitana. La única profesión religiosa que había era la hecha con las hermanas doroteas, el 03/10/1928.

Para hacer un engaño consistente hubieran debido cambiar las dos fechas en el documento impreso. Y en el documento fuente también cambiar las dos fechas, corrigiendo lo que sin duda consta en lo documentos reales del archivo. O bien destruir estos, para hacer ex-novo un nuevo documento impreso, sin que constara en la fuente ni en los documentos de 1949, que están depositados en el Archivo. En resumidas cuentas, hicieron uns chapuza superlativa, coronada por la publicación en internet del documento fuente digitalizado, el cual  alguien pudo leer y comprobar la disparidad con la publicación impresa

Como decimos en España: “La mentira tiene las patas muy cortas”.

Por lo tanto, eliminada la posibilidad de error o de falsificación HAY QUE ADMITIR COMO BUENO EL DOCUMENTO FUENTE. Y en consecuencia tenemos que admitir que el documento impreso es el que está falsificado, con el objeto clarísimo de hacerlo corresponder con la fecha oficial de la muerte de la supuesta Hermana Lucía. Por lo tanto, la muerte de la auténtica hermana Lucía sucedió en 1949, en la fecha que consta en el documento fuente 21/05/1949Y sin duda ninguna, los documentos que así lo atestigüan constan en el archivo de los carmelitas de Roma.

Si algún lector no está de acuerdo con las deducciones que aquí he expuesto, le ruego lo comunique en comentario y se digne decirnos qué explicación puede darse a las fechas distintas de ambos documentos, el documente fuente y el impreso.

La fecha tan temprana para la defunción de Lucía puede causar sorpresa e incluso estupor, pero el hecho es que hubo una hermana que suplantó a Lucía, algo que ha sido reconocido por muchos como son los sitios que primero hablaron de eso Catholic Church y Tradition in Action.

En este blog se ha escrito largamente sobre ello con acopio de fotografías cuya comparación establece sin ninguna duda que no son la misma persona la Lucía auténtica y la pretendida hermana Lucía que conocemos. También se han comparado textos de ambas “Lucías” que demuestran sin ninguna duda que no corresponden a la misma persona.

La tesis sostenida por mí de que en realidad hubo dos suplantaciones está desarrollada en el post  Las tres Lucías: Una historia sorprendente.el lector puede ver las razones de tal aserto. En realidad hecha una vez la suplantación ¿Por qué no hacerlo más veces si esto fuera conveniente a los intentos de quienes la urdieron?

Las consecuencias de que se conozca la verdad de lo aquí tratado son devastadoras: Casi todos los fatimólogos no han contado con este hecho. Sus deducciones hechas en parte por la asunción a priori de que Lucía tuvo  una vida más larga, no se mantendrían.

La entrevista citada  con el P. Fuentes, no sería auténtica, por lo que las deducciones que de ella se han sacado tampoco serían ciertas.

Otras deducciones a partir de la la verdad de la existencia de una [o dos en mi opinión] “impostora” Lucía de Coimbra ya se han hecho en este blog y en otros muchos.

Por todo lo dicho, creo que habría que rehacer los estudios que conocemos,  acerca de los hechos de Fátima.

About these ads

24 respuestas »

  1. Estupendo hallazgo; le felicito; si el código fuente es el auténtico sólo puede haber dos explicaciones: a) se falsificó el catálogo que se debía imprimir b) hubo en diversos momentos dos códigos fuentes hechos, uno con la fecha real de la muerte de Lucía y otro con la fecha de la muerte de la supuesta impostora, seguramente el que hoy habrá, una vez descubierto el ‘pastel’, pero que igualmente demostraría que se modificó el sitio web para no mostrar el rastro. Sin embargo, según pienso, un buen informático lograría saber la fecha de la modificación y es posible que hasta rastrear el código fuente original.

    De igual forma es un buen trabajo; lo que divulgado adecuadamente haría que muchos conciliares se cayesen del manzano de una vez; le animo a recoger todo el material que ha publicado sobre la supuesta impostora, editarlo corrigiendo faltas de ‘tipeo’ y fundirlo en un documento, con dos formatos: uno en .doc y otro en .pdf; el primero es más adecuado para copiar y pegar y el segundo para adjuntar como archivo. Esto sería una colaboración con el sagrado Corazón Inmaculado de María, del que tantos herejes pretendieron burlarse ¡ De Dios nadie se ríe, y de su Madre menos!. Estoy seguro de que a unos cuantos ‘aparicionistas’ conciliares se les caerá la venda de los ojos o se les empezará a caer.

    Dios le bendiga, y su Stª Madre le proteja con su manto de gracia

  2. Gran trabajo.
    Me sumo a la propuesta del amigo Sofronio: prepare un documento completo sobre el tema.
    Dios lo bendiga.

  3. Miren , quería preguntar ¿por qué la fotografía de 1949 dicen que sor Lucía tenía 43 años ? ¿ Quien lo dice ?

    Porque ese sería un dato erróneo ( si no me equivoco) ,ya que tomando en cuenta que sor Lucía nació el 22 de marzo de 1907 , tendría 42 años en el año 1949 !
    Es decir que los 43 años los cumpliría el 22 de marzo de 1950 ,si la persona de la foto (1949) tiene 43 años claramente no es la auténtica sor Lucía y por lo tanto no sólo se diferencian en el rostro , sino también en la edad .

    -Lucy-

  4. Lucy, fue una errata mía. Debí decir 42 años como lo digo en otras sitios del post. Ya está corregida. Muchas gracias. Lo que sí es verdad que la monja novicia de la foto no aparenta 42 años. Yo creo que aparenta entre 25 o 30 años. ¿A ti que te parece?

  5. Muy interesante esta investigación, al final se va a terminar destapando todo incluso el contenido del tercer secreto, sobre todo si hay un poco de “intervencion” de la Virgen María. No me creo que la vayan a callar cuatro traidores.
    Si las cosas fueron así, me parece un poco indulgente el análisis de la responsabilidad de Pio XII, aunque no somos nadie para juzgar al Papa.
    Dios los bendiga

  6. Exhaustivo trabajo por el cual lo felicito. Al principio créame que me hizo ser escéptico debido a la entrevista del P. Fuentes, pero analizando el problema creo que tiene su fundamento, me explico: Supongamos que la supuesta Sor Lucía, aconsejada por el ala antifátima, dio esa respuesta al P. Fuentes, respuesta que por otra parte era la esperada por el pueblo católico. ¿Qué se consiguió?. Pues se consiguieron dos cosas para ellos fundamentales: 1ª.- Desautorizar al P. Fuentes, verdadero amante y defensor del mensaje y 2ª.- Basándose en la autoridad de Roma, la gente iba a dar por buena la desautorización y como consecuencia se iba a desviar y a desvirtuar al mismo tiempo el alma del mensaje de Fátima, que al fin y al cabo no era sino eso: la lucha del Demonio contra Nuestra Señora. Porque si lo escrutamos bien, ése es el fundamento primordial del mensaje de Fátima.
    ¿Un trabajito de laboratorio?, no tiene nada de particular. De esta manera ya se sembró, para recoger más tarde el fruto maduro del “mensaje” que se dio a conocer al mundo en el año 2000.
    Vuelvo a reiterarle mis felicitaciones y a animarlo a que nos siga dando la oportunidad de conocer la Verdad por amor a la misma.

    A. Carballo

  7. La infiltración comunista de la Iglesia Católica fue confirmada por varios líderes comunistas como Bella Dodd y otros. De hecho algunos llegaron a puestos de cardenales en posiciones importantes cuando iba a celebrarse el CVII. Los pactos de Paris y Metz para la no condena del comunismo ya lo dicen todo del cambio de dirección en la doctrina de la Iglesia católica tanto bajo Juan XXIII como con Pablo VI.

    Con el silenciamiento del mensaje de Fátima lo que se pretendían era silenciar y ocultar el asalto que ya tenían preparado a la Sede de Pedro anunciado también en La Salette y que no es más que otro que la APOSTASÍA instalada en la Sede de Pedro y sus alrededores con el CVII. Ese cambio de orientación ruinosa dejó desiertos los conventos y monasterios, provocó el cierre y la demolición masiva de iglesias, la deserción de casi 100.000 sacerdotes provocando una crisis de vocaciones sin precedentes, que el comunismo-socialismo contaminaran toda la doctrina social de la Iglesia, la comunión profana con el resto de religiones, etc. Por eso se ponía como fecha límite 1960, justo antes del CVII y de la desastrosa e inmoral década de los 60 donde se propagó la cultura de la aberración sexual, la música satánica (rock, heavy, …), las drogas y la idolatría del materialismo y las riquezas (becerro de oro) corrompiendo la moral cristiana como nunca había sucedido, mientras la Iglesia se había encadenado ella misma con el ruinoso cambio de orientación o cuando no participaba de esa misma decadencia.

    http://www.devilsfinalbattle.com/span/ch5.htm

    El pobre Pío XII acabó solo, aislado, llevando una vida monástica y lleno de tribulaciones y sufrimientos a raíz del incidente de Tondi y Montini y viendo que la Iglesia estaba infiltrada de traidores y lo que se le venía encima a ella. ¿Fue el Papa que Ana Catalina Emmerick vio rodeado de traiciones? Todo apunta a que sí.

    The last years of Pius XII (Eugenio Pacelli, 1951-58)

    EL PAPA TRAICIONADO

    Vi al Papa en oración; estaba rodeado de falsos amigos que a menudo hacían lo contrario de lo que decía. (AA.II.203)

    Vi al santo Padre en una gran tribulación y una gran angustia que afectaba a la Iglesia. Le vi muy rodeado de traiciones. (AA.II.414)

    ¡Ellos quieren quitar al pastor el prado que le es propio! ¡Quieren imponer otro que deja todo en manos de los enemigos! Entonces, tomada por la cólera, ella elevaba el puño cerrado diciendo: ¡Alemanes Bribones! ¡Escuchad! ¡no lo conseguiréis! ¡El pastor está en una rocalla! ¡Ustedes, sacerdotes, no se mueven! ¡Dormís y la granja arde por todos los lados! ¡no hacéis nada! ¡como lloraréis por eso un día! (AA.III.184)

    Vi que, en ciertos casos de extrema desdicha, el Papa tiene visiones y apariciones (AA.II.414)

  8. Lo que no me cabe en la cabeza, pues no le encuentro ninguna explicación, es como S.S. Pío XII, conociendo las perversas intenciones de Montini, aún así lo nombró nada más y nada menos que Arzobispo de Milán, pues es sabido que Milán es una de las más importantes diócesis de Italia, si nó la más importante y que si él, S.S. Pío XII no lo nombraba cardenal, más tarde o más temprano iba a recibir el capelo, como de hecho ocurrió luego con Roncalli. ¿No hubiese sido más oportuno reducir a Montini al más absoluto ostracismo?

  9. Para encuadrar mejor lo que nos estábamos jugando con la muerte o no de Sor Lucía, viene bien considerar lo siguiente, circunscribiéndonos por ahora al ámbito litúrgico:

    Lucía había dicho que el Secreto debía ser desvelado después de su muerte, o a más tardar, en 1960, lo que ocurriera antes. Si se hubiera anunciado su muerte, el Secreto se hubiera sabido, y todos los planes de los subversores de la Iglesia se habrían ido al traste.

    Entre estos proyectos, estaba el de una reforma litúrgica general, que diera satisfacción a las corrientes del Movimiento litúrgico desviado, así como a las ansias de comodidad de los nuevos clérigos entrados al seminario después de la Segunda Guerra Mundial, con una mentalidad ya moderna y modernista.

    La anterior generación de clérigos modernistas, la de Roncalli, por ejemplo, ya habían logrado en tiempos de san Pío X la reestructuración radical del Breviario Romano, así como la brutal eliminación de muchos estilos de canto y música eclesiástica profundamente enraizados entre el pueblo católico, pero que no entraban en los estrechos moldes de la reforma de Solesmes.

    Luego se sucedieron la introducción de la “Misa dialogada”, a partir de los años 20, la atenuación del ayuno eucarístico en 1943, la concesión de las misas vespertinas, o la introducción de un nuevo salterio para el Oficio, tan antitradicional e incantable, que sólo los capuchinos lo adoptaron, por hacerle una gracia a su autor, Pio XII, (o más bien, el marrano card. Bea), en 1945-46.

    Y aunque la Encíclica Mediator Dei, (1947) sobre la liturgia, reprobaba algunas desviaciones como el arqueologismo, o la obsesión pastoralizante de muchos, su insistencia en que únicamente la Santa Sede podía modificar los libros litúrgicos vigentes era una indicación harto clara de que ya se pensaba en una reforma litúrgica total.

    Impresión reforzada con la multiplicación de los permisos para utilizar los rituales bilingues, abriendo la puerta para la celebración en vernáculo, y la introducción forzada, en muchas partes del mundo, de altares “cara al pueblo”, sin que Roma protestara lo más mínimo.

    Es en ese ambiente pre-revolucionario que el mismo Pío XII instituye, el 28 de Mayo 1948, la conocida como Comisión Piana, encargada de redactar los primeros proyectos enderezados a una reforma total de la liturgia. Comisión secreta, cuyos miembros estaban formados por los más “avanzados” revolucionarios litúrgicos de la época, sin que la venerable Congregación de Ritos, celosa vigilante de la pureza de los diversos ritos apostólicos de la Iglesia, hubiese sido puesta al corriente.

    Conocemos bien la obra del Secretario de la dicha Comisión secreta: Annibale Bugnini, más perjudicial para Roma que su homónimo antiguo…

    Un año más tarde, moría Sor Lucía, lo que sin duda provocaría la apertura del Secreto, y la reversión de lo ya conseguido.

    Una vez acallada la muerte de Sor Lucía, podían empezar las grandes maniobras: En 1951, se publicaba la reforma del corazón del año litúrgico, los Oficios de la Semana Santa, uno de los más venerables testimonios de la antiguedad eclesiástica, y de los mejor conservados, se convertía en laboratorio experimental de lo que luego serán los principios rectores de la Constitución conciliar sobre la liturgia.

    Aún producirán un código de rúbricas completamente nuevo, que prepararía las mentes para recibir una liturgia también prefabricada y completamente artificial y transgénica.

    Por no hablar de su instrucción sobre la música sacra, que abría la puerta para la completa eliminación del patrimonio musical de la Iglesia, eliminando lo que no había quedado erradicado a partir de 1905.

    Eso, por no hablar de la imposición nada menos que de una solemnidad de San José Obrero, para remedar el 1 de Mayo proletario, y que los italianos llamaron enseguida, con buen sentido romano, “San Giuseppe Comunista”.

    Los textos de esta fiesta fueron tan malos, que los inteligentes guardianes de la Congregación de ritos se negaron a poner su firma sobre ella, y se dice que sabotearon su celebración, componiendo unas melodías gregorianas absolutamente imposibles de cantar…

    Todo esto lo digo, para que se vea cómo, ya en aquellos tiempos preconciliares, el virus de la “herejía antilitúrgica”, como la llamaba Dom Guéranger, estaba ya diseminada por doquier, y que sus miasmas, aunque no llegaran a la herejía afectaban hasta a los más insospechados.

    Entre ellos, Pío XII, formado por los jesuitas en el aliturgismo tan típico de su Orden, y que al parecer, no llegó a entender el sentido más profundo de los ritos solemnes de la Iglesia, ni tampoco, el de los ornamentos de su cargo papal, como tendremos ocasión de ver comentando el vídeo situado más arriba.

    Fue bajo su alta protección que los minadores y zapadores de la Iglesia y de su culto pudieron prosperar, e imponer una enorme cantidad de torcimientos al espíritu y a la buena praxis del culto divino, que facilitarían enormemente la imposición de la reforma conciliar, sólo unos años más tarde.

    Y se ve que no le faltaron consejeros, desde los cardenales hasta simples curas de pueblo, que le avisaron, a veces muy enérgicamente, y casi rozando la protesta indignada y la falta de respeto caracterizada, sin que éste quisiera variar el rumbo. Es poco de extrañar que un modernista notorio como Roncalli aprovechara esta situación, para vestirse con la piel de cordero de un “tridentinismo renovado” primero en Venecia, restaurando el culto patriarchino, y en Roma, restaurando muchas de las particularidades abolidas por Pío XII. Con ello, se aseguró el voto de cardenales conservadores como Ottaviani, que sólo demasiado tarde, se enteraría del engaño…

    La infiltración masónica, comunista, o mediopensionista jamás hubiera tenido éxito, si los clérigos no hubiesen ido perdiendo progresivamente, el sentido de lo sobrenatural, y del inmenso poder inserto en los ritos y Oficios de la Iglesia, inspirados y desarrollados por el Espíritu Santo, reflejo de la Jerusalén de arriba, y que manos profanas no habrían debido tocar nunca.

    Ya se veía esto en el S. XIX, por eso suscitó Dios a la portentosa Ana Catalina Emmerich, a quien daba a ver la inmensa cantidad de misterios e influencias contenidos en la más simple bendición, pero a mediados del XX, esa gangrena ya lo invadía todo.

    Cuando veo que muchos clérigos, llamados tradicionalistas, e incluso sedevacantistas, dan por buenas las sucesivas iniciativas susodichas, y que fueron como otros tantos escalones hacia la desolación litúrgica conciliar, no puedo menos de temer por el futuro, y que se vuelvan a repetir los mismos errores, bajo pretexto de que fueron cometidos antes del Concilio, y que por ende, todo está bien.

    Como algún obispo sedevacante, que afirmaba muy ufano que ellos utilizaban el antitradicional e infumable salterio del Card. Bea, porque lo había permitido Pío XII…

    A eso también miraría el Secreto, y por ello, convenía infinitamente que jamás saliese a la luz la muerte del única testigo remanente.

  10. Ha sido un verdadero acierto el comentario de Fray Eusebio. No vendría mal que se explayese más sobre las sucesivas reformas del Oficio divino, de los Misales, Semana Santa, etc. Porque algunos se piensan que, de repente, un día los obispos se volvieron locos. Para mi el conciliabulo le comparo a la Constitución española; las traiciones, los grupos de presión, lo infiltrados en altos cargos, la existencia de ‘medios de comunicación’ que ‘enseñaban la patita’, fue determinante para la promulgación de una Constitución blasfema; bastó que en ella no se cerraran temas cruciales (Título VIII por ejemplo) para que las generaciones posteriores hicieran girones la nación llevando. E igual pasó en la Iglesia; por eso una meditación sobre la evolución litúrgica, aunque no sólo ella, nos enseñará mucho sobre la raíz de esta crisis.

  11. Estimado administrador de este blog.

    ¿Sabe quién puede ayudarlo en esta investigación? Los hermanos Dimond.

    Ellos recibieron una carta que tienen publicada en su página, en la cual está explicado el contexto de la misma. Parece que la recibieron en el 2007 o 2008, habría que preguntarles.

    http://www.mostholyfamilymonastery.com/consecration_russia.php

    Traducción libre de la mencionada carta:

    “Estimados hermanos del Monasterio de la Sagrada Familia… Tal como les conté por teléfono, tengo unos parientes muy siniestros…[un francmasón muy conocido mundialmente] es hermano de [Fulano de tal, se omite el nombre para mantener en anonimato a la autora de la carta] quien está casado con mi tía abuela. Todos mis parientes por parte de mi madre fueron Francmasones Illuminati del Grado 33. Mis abuelos estaban en la Estrella de Oriente… Sé que sonará como si estuviera loca. Pero no lo estoy… Cuando tenía cinco años mi madre fue anfitriona de una “reunión”. Pasan muchas cosas horripilantes en esas “reuniones” como para escribir acerca de ellas detalladamente. En pocas palabras, hacen sacrificios a Satanás. Yo tenía un hermanito llamado [Fulanito]… Mi mamá no se le ocurrió que [Fulanito] participaría en estas “ceremonias”. Iban a ponerlo sobre algo que parecía un wok grandote de latón [y luego torturarlo] para que él les leyera el futuro… [afortunadamente, esto no sucedió gracias a otras cosas que pasaron]…[Pero] Algo que se habló en ese horrendo día fue que acababan de matar a la Hermana Lucía (creí que hablaban de alguna hermana mía que no conocía y que recién habían matado). Cuando pregunté me contestaron “No, torpe… ella es una monja” Con el paso del tiempo caí en la cuenta a qué se referían. Esto pasó a finales de octubre de 1958. [Lo recuerdo porque mi hermano había nacido recientemente]. Sé que creerán que estoy loca pero es la verdad…”

    Texto original en inglés:

    “Dear Brothers of Holy Family Monastery… As I told you on the phone I have some very dark relatives…[a world famous Freemason] is the brother of [x- name removed to preserve anonymity of author] who was married to my Grand Aunt. All of my relatives on my mother’s side were 33rddegree Illuminati Freemasons. My Grandparents were in Eastern Star… I know I must sound like a screaming weirdo by now. I am not… When I was five my Mother hosted a gathering. There are many things that went on that are too gruesome to put in print about these gatherings. They are basically sacrificing to satan to put it briefly. I had a new baby brother named [x]… My mother didn’t know ahead of time [that x] was to be part of the ‘ceremonies’. They were going to put him in what looked like a large brass wok [and torture him] in order to tell the future. …[thankfully, this didn’t happen because of intervening events]… [But] One of the things that was said that awful day was they had just killed sister Lucy (I thought they were talking about a sister I didn’t know I had that they had killed). When I asked they said ‘No stupid…she’s a nun’ It only made sense years later what this meant. It was 1958, late Oct when this happened. [I remember because my brother had just been born]. I know that I sound like a mad woman but it is the truth…”

    Esa carta también aparece en este enlace:
    http://catholic2007.blogspot.com/2008/06/antipopes-of-vatican-ii-religion-2-july.html

  12. Me gustaria saber si el P. Gruner (Fatima Center) tiene conocimiento de esto, y de ser asi cual es su posicion al respecto. Hago el comentario pues dependiendo de su posicion podria deducirse de que lado esta, y por ahi derecho de que lado estan muchos mas.

  13. De acuerdo, veo que fué un error suyo .

    En cuanto a su pregunta sobre la edad que aparenta en 1949 Lucía de Coimbra ,pues es difícil , y digo esto porque estamos hablando de monjas , eso mísmo ocurre con Lucía de Fátima (1947) , la cual no parece tener 40 años en la foto, algo imposible si se hubiese dedicado al pastoreo ó al campo como sus padres , sin duda el aspecto hubiese sido mucho más deteriorado, pienso en ambas monjas por igual .

    Si como usted dice Lucía de Coimbra ( 1949) aparenta tener unos 30 ó 25 años , eso significaría que para el año del supuesto fallecimeinto ( año 2005 ) ,hubiese tenido 86 ó 91 años , de ser así ¿ quien murió en 2005 ? Habría dos falsas Lucías … ?

    La casilla 265 menciona la fecha de nacimiento, la profesión religiosa y fecha del fallecimiento ,pero fíjese en el resto de monjas fallecidas ocurre lo mísmo ,estoy segura que más de una monja estuvo también en más de un convento y estos no se mencionan, será algo usual en todos los casos, no es un Curriculum vitae ,por eso pienso que no es importante que se haya omitido que estuviera en las Carmelitas .

    Del Documento en slide donde consta que Lucía de Fátima falleció el 21 /5/1949 , me pregunto ¿por qué aparece solo lo que concierne a Lucía de Fátima y se omite al resto de monjas del listado ? Yo entiendo con eso que puede ser un documento preparado (?)

    -Lucy-

  14. Ud. puede obtener el documento entero en el enlace puesto y comprobar como están las otras monjas sin esa alteración. N
    Ppor otra parte lo normal es que se ponga la profesión de las monjas en la Orden. No esté tan segura de lo que dice. Además la profesión es la temporal en las doroteas. La definitiva que fue más adelante no la pone.
    En mi opinión la novicia de la foto no tiene 42 años.
    Puede Ud. leer los otros posts del blog a los que se alude y ver las diferencias entre las dos caras. sobretodo el post que habla de los dientes.

  15. En efecto el documento que Ud. señala es el documento “Moniales defunctae” en el que aparecen la sección del archivo de monjas difuntas digitalizado. -es labor de informáticos para que se obtenga el documento del catálogo . En él no caben errores ni falsificaciones porque aparecerían en el catálogo. en este sí puede haber una falsificación que es lo que sucede.

  16. Lucy, eso que tú ves es la transcripción o copia del código fuente de la página. Lo puedes obtener tú y ver de cualquier página. Lo único que tienes que hacer es sobre una página web cualquiera le das al botón derecho y te saldrá “ver código fuente de la página” (el soporte html en que está hecha la página”) lo seleccionas y así te sale eso. Así se puede ver como han alterado la información originaria que tenía la página y la han sustituido por otra información. Por lo que se ve si es así, se les olvidó trastocar el código fuente y como en chapucero asesinato dejaron las huellas bien puestas. Jajaja. Chapuza total.

  17. Muy interesante este vídeo.
    Lo voy a comentar de modo un tanto caótico, según se ofrezcan las cosas, pero estoy seguro de que abrirá perspectivas inexploradas a más de uno…

    Se ve cómo, desde el mismo principio, se quiere presentar al último Papa-Príncipe como alguien reaccionario, preocupado de algo tan mal considerado hoy día como la castidad y pureza.

    Cabe recordar aquí lo que la Virgen les decía a los tres pastorcillos de Fátima, referido por Jacinta: “Los pecados de impureza son los que más almas llevan al infierno”. Sólo esa frase ya les era insoportable a los novadores, no menos que a los clérigos contemporáneos, que ni por equivocación predicarán alguna vez sobre el infierno, o la importancia de la pureza de cuerpo, alma y corazón.

    Les molesta mucho que el Papa se ocupe de todas las cosas humanas, sin restringirse a sólo lo ultraterreno, así que tienen que presentarlo como hiperexigente, maniático, y, sobre todo, lo que más les fastidia, que el Papa sea infalible, cuando habla de todas las cosas, en todo lo que de cerca o de lejos, diga relación con la Fe o la moral.

    Sin embargo, los especialistas en comunicación que realizan este reportaje, conocedores de su oficio, no han podido más que notar muy claramente que entre Pío XII y sus predecesores, algo muy importante ha cambiado: Normalmente, los Papas evitaban el exponerse excesivamente a las miradas, las aclamaciones, y el contacto directo con las grandes masas de fieles, mientras que, sobre todo antes de 1870, cuando todavía existía la Roma papal, tenían prevista, casi todas las tardes, la visita de algún hospital, iglesia, escuela, etc…de su Ciudad, para no perder el contacto con sus hijos, sin los inconvenientes que las grandes masas de gentes llevan consigo.

    Se sabían Vicarios de Alguien infinitamente más importante que ellos, y deseaban que los fieles conservaran ese espíritu de fe, y fueran a Roma, no principalmente a ver al Papa, sino a visitar los sepulcros de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia Romana, y de nuestra propia fe.

    Por eso, cuando los fieles empezaron a aplaudir, ya a principios del S. XX, cuando el Papa hacía su entrada sobre la silla gestatoria en la Basílica de San Pedro, el Papa san Pío X se levantó y clamó con voz inusitadamente enérgica: “¡Basta! ¡No se aplaude al siervo en casa de su Señor! Y tenía razón, el recto espíritu de fe católica debía fijarse sobre todo en que no importaba tanto quien fuera la persona que pro tempore se sentaba en la Cátedra, lo que importaba principalmente, es que él era Pedro. Así se le cantaba al Papa el día de su Coronación, acompañado por los sones de las trompetas de plata.

    No otro sentido tenía el que, desplazándose el solemne cortejo por medio de la Basílica, se paraba, y un clérigo quemaba un pequeño hato de estopa delante del Pontífice, clamando en alta voz: tres veces: “¡Pater Sancte, sic transit gloria mundi! Para recordarle que los honores únicos que se le tributaban iban dirigidos, no a su persona particular, sino a la función que endosaba, y de la que tendría que rendir muy pronto tremenda cuenta.

    http://www.youtube.com/watch?v=XEk4D5cnNls empieza minuto 4:23

    Y esto, desde la más remota antigüedad. Por eso, los Concilios Ecuménicos, aceptando los infalibles pronunciamientos de los Papas, exclamaban: “¡Pedro ha hablado por boca de León! (Magno) ¡Pedro ha hablado por boca de Agatón!

    Tenían muy claro que ellos eran únicamente el último eslabón de una larguísima cadena de ilustres predecesores, en cuyas gloriosas huellas él debía tener la humildad y el sano sentido común de colocar sus pasos, evitando todo tipo de novedades que pudieran manifestar algún alejamiento de la herencia recibida de sus antecesores.

    Pío XII, sin embargo, es el primer Papa que va a convocar grandes reuniones de fieles, enormes masas que demostrarían que la Iglesia no había perdido poder de convocatoria, y que aún podía pesar en el devenir de las naciones. También en la sociedad civil, era la moda de los grandes mítines, manifestaciones y ceremonias multitudinarias, que alcanzaron en países como Alemania su máximo grado de perfección y eficacia, como las “demonstrationen” de Nüremberg pudieron probar al mismo Pacelli, en el tiempo de su nunciatura en Berlín.

    Ése era también el pensamiento de los liturgistas, desde los años 20, por lo que procuraron eliminar lo más posible el canto del coro litúrgico, bien fuera el de los canónigos y demás clérigos, el de los venerables padres de familia que se transmitían su saber de mano en mano por tradición oral, o incluso, el de las corales tan típicas del movimiento ceciliano engendrado por las reformas de san Pío X.

    Y como el sitio natural de esos cantores litúrgicos les estaba señalado en nuestras iglesias, y sobre todo nuestras catedrales, por la ubicación del conjunto monumental formado por las sillas de coro, el facistol, los órganos, las tribunas de los cantores e instrumentistas, rejas y vía sacra, arrasaron lo más bárbaramente del mundo con todo ello, como se puede comprobar en España, en que buena parte de nuestras iglesias han sido desfiguradas por los nuevos Cromwell ensotanados que regían nuestros destinos, mucho tiempo antes del Concilio.

    http://farm1.static.flickr.com/78/156707908_865fb3b393_b.jpg

    Así como en el asedio a una fortaleza, la superación de la primera muralla augura, que sin la intervención de un pronto socorro, el recinto central caerá más o menos rápido; los revolucionarios litúrgicos sabían que una vez arrasado el Coro, el altar quedaba indefenso, y a merced de la misma moda revolucionaria que tan bien sabe manipular a las masas. Lo que ya era previsible en los años 20, lo hemos visto cumplirse íntegramente: Una vez eliminados o desustanciados los Coros, atacaron el corazón de nuestras iglesias, los Altares. Primero poniéndolos al revés, luego sacándolos del espacio sagrado y protector del santuario, para situarlos al borde del transepto, exponiéndolos a todo tipo de irreverencias, para, al final, destrozarlos completamente, y eliminar sistemáticamente todos los altares laterales. Como digo, ni Cromwell ni Calvino en sus más satánicas pesadillas, hubieran soñado tamaño éxito.

    Ya no querían iglesias edificadas según el modelo de la Jerusalén de arriba, para acoger el Cielo en la tierra, y celebrar una liturgia que fuera reflejo de la liturgia celeste. Entre otras muchas cosas, porque eso implicaba una jerarquización de los espacios, de las funciones, y del lugar de cada uno en el Templo. No, ellos querían hangares amplios, diáfanos, con la mínima decoración, siempre susceptible de “distraer” a las masas que, igualitariamente, la llenarían para atender a lo que se les decía desde el podio-altar, y unirse en una especie de borrachera seudo-mística, en un mismo canto “popular” que los uniera sentimentalmente, en la misma forma en que lo habían experimentado en las enormes liturgias neo-paganas de Nüremberg, o, con menos estilo, en las concentraciones comunistas.

    Cuesta creer hasta qué punto la estética, la filosofía, o incluso la falsa “mística” neo-pagana puesta a punto por los eruditos creadores del nacional-socialismo (entre ellos, varios eclesiásticos renegados, pero muy versados en el esoterismo), llegaron a influir sobre las mentes eclesiásticas, (incluso a los más ardientemente antinazis, como Pacelli, se conoce que la exposición a las artes diabólicas raramente deja indemne); pero los interesados pueden leer las memorias del padre dominico polaco Ceslas Rzwuski, que cuenta que cuando visitó la importante abadía benedictina de María Laach, uno de los más importantes centros de la revolución litúrgica que se estaba gestando, notó cómo el abad Ildefonso Herwegen eliminaba las hasta entonces estrictas reglas de urbanidad del refectorio a favor de las tropas paramilitares nazis, y sobre todo cómo, mientras en la iglesia de arriba, todo parecía normal, en la ancha cripta del monasterio, se celebraba algo muy parecido a la nueva misa, con altar al revés, y cantos y ceremonias muy parecidos no sólo a los nacionalsocialistas, sino a los de los antiguos misterios paganos egipcios, griegos o romanos. Cuando uno recuerda que el celebrante era Dom Odo Casel, el autor de la “teoría de los misterios” o del “Misterio Pascual”, omnipresente en la doctrina conciliar, que reinterpreta y adultera totalmente el carácter sacrificial de la Misa, y es el fundamento doctrinal de la falsa misa de Pablo VI, aparece claro el lazo entre realidades que podían parecer inconexas entre sí.

    Como suelo repetir, venimos obligados a observar lo que nos viene impuesto por la naturaleza misma de las cosas. Y si nos negamos, las consecuencias caen irremisiblemente, sin que podamos quejarnos de ello.

    Por ello, nunca antes se habían permitido los Papas apoyarse directamente sobre las masas, al estilo de un Mussolini, porque sabían perfectamente lo peligroso que resulta exponerse a ser ensalzado un día, para que al siguiente, los mismos individuos pidan tu cabeza.

    Desde las turbas que reclamaban a Barrabás, hasta las que provocaron la elección dudosa de Urbano VI, origen del Gran Cisma de Occidente, los Papas sabían que ésa no era la forma de llevar las almas a Cristo.

    No es extraño que los sabios y experimentados romanos acabaran llamando a Pío XII “L’altro uomo al balcone”, recordando los discursos de Mussolini desde el del Palazzo Venezia.

    Grave error, y muestra de suprema debilidad: Intentar mantener a través del carisma personal (algo sentimental y subjetivo) lo que debía obtenerse a través del objetivo espíritu de fe que ve a Pedro a través del Papa.

    No se les ha pasado por alto los gestos estudiados, amplios, ampulosos, teatrales, con los que Pacelli acompañaba sus apariciones públicas. Con éstos, estaba demostrando que había perdido de vista que una de las funciones de los ornamentos litúrgicos y demás vestiduras, en este caso papales, reside en impedir que el que las lleva se convierta, aun involuntariamente, en un “payasete”, en un bufón.

    Los romanos, mejor que ninguno, sabían que el hombre sabio y maduro se manifestaba en un semblante pacífico, unas palabras y tono mesurados, y unos gestos parcos, no aspaventosos, teatrales o inmoderados. Y las vestiduras que usaban estaban pensadas precisamente para reflejar esto. (Intenten gesticular vestidos de la toga de lana romana, se cansarán enseguida).

    Se ve perfectamente en las imágenes cómo las vestes papales quedan enseguida disgraciosas cuando se agita demasiado los brazos, o el resto del cuerpo.

    Actuar para una película, o pensando en términos cinematográficos es algo propiamente impensable en alguien caracterizado hasta entonces por su “gravitas”.

    Los fieles, dotados de sano sentido común, no dejaban de experimentar incomodidad, o algo peor. Todavía recuerdo, años ha, oír en una radio francófona de Quebec, cómo una ferviente católica explicaba que su madre siempre había soñado con ir a Roma, para ver a ese Papa tan supraceleste (no en vano llamado angélico) que les era mostrado en la pantalla del televisor. Cuando, por fin, se encontró cerca de Pío XII, rodeado por decenas de objetivos y flashes, se dio cuenta de repente de que algo no cuadraba. “En ese momento, perdió la Fe”. Así funciona la fe sentimental, no apoyada donde hay que apoyarla. Hoy se tiene, mañana no, pasado quién sabe.

    Como dicen los franceses: “Qui fait l’ange, fait la bête ».

    Pero el deber de la autoridad eclesiástica estaba en no dar ese escándalo, que sus predecesores habían evitado cuidadosamente.

    Pueden ver, por ejemplo, en el minuto 5:04, que Pío XII se dirige a los fieles desde el altar de San Pedro, y que para que se le vea bien, han quitado la Cruz de altar del mismo tamaño y forma que los candeleros, para poner otra más pequeña. Ya se empezaba, con cosas tan “inocentes” a acostumbrar a los fieles a la desolación de los altares.

    Y prosigue diciendo el comentarista, que no da puntada sin hilo, que los últimos años de Pacelli tienen un sabor muy marcado de eclipse, de agonía lenta, de decadencia, no sólo de “Fin de règne”, sino de “Fin de régime”. Como cierto Borbón de por aquí, patéticamente, Pío XII intenta aparecer “campechano”, cercano, amable, por sí mismo, y no por su función.

    El problema es, que cuando se une demasiado carisma personal y función institucional, es que, en cuanto llega la decadencia física y sicológica, esta no afecta solamente a la persona particular, sino que contamina también a la realidad institucional, haciéndola parecer caduca.

    Incluso las apariciones con las que se ve favorecido, y que se le conceden, no afavor de la persona, sino para ayudar al gobernante supremo a armarse de valor, desafiar todas las resistencias, vencer sus prejuicios personales para obedecer a la voluntad claramente expresada de Nuestra Señora, consagrando Rusia e iniciando una labor de fumigación antimodernista todavía más enérgica que la de Pío X; las va a interpretar en clave subjetiva, como una ayuda a sus angustias internas, por otra parte, perfectamente motivadas.

    Porque el Papa se da cuenta cada vez más de que está completamente sólo, aislado, sin colaboradores de los que pueda fiarse, porque ha querido hacerlo todo por sí mismo, controlarlo todo, imponiéndose un trabajo de Hércules, que sólo por un tiempo podía mantener.

    Una vez más, por no seguir la naturaleza de las cosas: Nuestro Señor tiene determinado hacer oír su voz a través de los consejos no de cualquiera, sino de aquellas personas designadas específicamente para ello, en el caso del Papa, los consejeros natos a los que Nuestro Señor da gracia especial de aconsejar, son sus cardenales. Pío XII, sin embargo, exclamará: “¡No quiero consejeros, sólo ejecutores!” Tan inútiles le parecían aquellos que estaban puestos por Dios para su ayuda y consejo, que dejó reducido el Sacro Colegio a su mínima expresión, por no haber convocado Consistorio en sus últimos años. Nuestro Señor puede perfectamente conceder su gracia de manera extraordinaria, pero no cuando se desprecian los medios ordinarios perfectamente accesibles…

    Peor aún: Está rodeado de enemigos por doquier, hasta entre sus más próximos colaboradores. Pero no se siente con fuerzas, ni tiene costumbre de luchar de esa manera. Como diría más tarde el Card. Siri, hacía falta un san Gregorio VII, perseguido por todos y reducido al exilio, para pasar el lanzallamas sobre las estructuras subversivas montadas en lo más íntimo de la administración eclesiástica. Pero sólo tenían a un diplomático, de la escuela de Pío XI, que hallaba conveniente tener amigos hasta en el infierno (o en la Rusia comunista, que tanto da)

    No eran esta clase de personas las que iban a poder entender la inmensa oportunidad que Nuestra Señora les brindaba, con la revelación del Secreto, ya que éste consistía en una denuncia de la infiltración modernista y de la incuria de muchos eclesiásticos, que hubiera tenido una repercusión todavía mucho mayor que las denuncias de san Pío X a principios del S. XX.

    Una vez armado de las palabras de la mismísima Reina de los Cielos y Madre de la Iglesia, ¿Quién se habría permitido objetar a las medidas de excepción tomadas por el Papa para extirpar el cáncer modernista, y a que consagrara Rusia a su Inmaculado Corazón? Con ese acto, habría restablecido su autoridad tanto ad intra, obligando a todos los obispos a unirse a él, sin discusiones, y ad extra, demostrando que el Pontífice Romano tiene autoridad sobre todas las naciones y sus gobernantes, por voluntad del mismo Dios.

    1950 habría debido ser el momento cumbre de su pontificado, la definición dogmática de la Asunción de Nuestra Señora al Cielo, justo cuando la reunión de tantos obispos en Roma daba la ocasión ideal para revelar el Secreto (Lucía había muerto un año antes), y para hacer la Consagración colegial pedida por Nuestra Señora.

    Incluso urgido por repetidas apariciones de la danza del sol, dejó pasar esa oportunidad.

    Los años siguientes van a ser un lento hundimiento en la desesperación, cuando Pío XII, en un momento de debilidad, confesará a un visitante que se le quejaba del estado calamitoso de su Diócesis: “Mire Monseñor: ¡Mi poder se limita a las cuatro paredes de este despacho!”

    Pío XII intentaba atraer a los fieles con su carisma, en grandes reuniones de masas, no por orgullo personal, del que estaba muy lejos. Ya que había perdido el control de la maquinaria eclesiástica, dominada desde dentro por los infinitos Montini, y desde fuera, por los poderes enfrentados entre sí del gigante masónico británico-americano, por una parte, y del dragón comunista, por la otra, procuraba llegar directamente a los fieles, sin intermediarios, a través de los nuevos canales de la radio y la televisión. Era lo único a lo que todavía podía recurrir en esa gran agonía, aguantar así, hasta tener listo a su sucesor:

    Una única cosa parecía alegrar esa noche oscura: Allá en Génova, un jovencísimo cardenal Siri iba siendo formado para tomar las riendas, una vez que él no estuviera. Destinado a ser el Gregorio VII que él no se veía capaz de encarnar, sólo esperaba poder llegar a 1960, revelar el Secreto, y dar así a su sucesor designado el mejor inicio posible para un Pontificado difícil entre todos…

    Claro que esto también lo sabían sus enemigos, por lo que adquiere todavía más verosimilitud la repetida afirmación de que Pío XII murió envenenado progresivamente, explicándose por ahí, la rapidísima descomposición de su cuerpo, y que fue atribuida a que su presunto asesino, el incalificable Galeazzi-Lisi, su propio médico personal, le habría inyectado una solución preservativa.

    Y lo sabía también Mons. Roncalli, desde 1954, que se dedicó a hacer exactamente lo contrario de su antecesor, y se apresuró a enviar el Secreto a lo más profundo de los Archivos, mientras se aseguraba de que Sor Lucía II se mostrara lo menos posible, no fuera a ser que alguien se diera cuenta del engaño…

    Sus enemigos utilizarán las medidas extremas de Pío XII, y sus apariciones en televisión, para cambiar la imagen pública del Papado, mientras lo vaciaban de su esencia.

    Así se llegaría a las monstruosidades del juanbablismo, de las JMJ, y de las “humildades” de Jorge-Francisco, mientras que hasta los clérigos más “eruditos” han olvidado lo que de verdad es un Papa…

  18. Moimunan, ya en mi último comentario dije que había comprobado que no había alteración entre otras monjas y Lucía de Fátima de hecho puse el link para que se viera que no había alteración .

    En cuanto a la profesión de las monjas, observe ,en todas ellas se menciona una ÚNICA fecha ( como profesión )no hay más nada , con ello entiendo de que esto era algo usual , es decir que aunque hubiese estado en tres ó cuatro conventos diferentes no se menciona ,porque TAMPOCO se menciona en NINGUNA DE LAS OTRAS MONJAS, por lo tanto no es de extrañar que sólo se mencione la fecha en las doroteas (3/10/1928 )en el caso de Lucía de Fátima y no se mencione su estancia en las carmelitas . Y digo esto con seguridad porque es lo que observo .

    En cuanto a las dos caras , ya lo dije , no son iguales,los dientes , la barba más prominente de Lucía de Coimbra, ,etc. por algo hablo de dos personas diferentes , la verdadera Lucía de Fátima y la otra Lucía de Coimbra … yo no lo niego.

    Tengo que agradecer la explicación que me han dado sobre como conseguir saber el “código fuente” de la página ,… Acabo de averiguar algo , no sé si tiene importancia o no , me refiero a que hay una diferencia en tre ambas páginas , donde las miníscula pasan a mayúsculas , observen este pequeño ejemplo :

    En minúsculas :
    265.    Maria Lúcia do Coraçâo Imaculado

    <span style="font-size: 10.0pt;

    En mayúsculas :
    265.    Maria Lúcia do Coraçâo Imaculado
    <SPAN
    style="FONT-SIZE: 10pt;

    No se si esto tiene importancia, lo digo por si acaso.

    -Lucy-

  19. Copia del código fuente de la página en minúsculas:

    265.    Maria Lúcia do Coraçâo Imaculado

             
    (dos Santos Lúcia de Jesus Rosa)

             
    Coimbra, Portugal

             
    Nata:     22/03/1907  Fátima

             
    Prof.:     03/10/1928

             
    Def.:      13/02/2005

    -Lucy-

  20. Cópia del código fuente de la página en mayúsculas :

    265.   
    Maria Lúcia do Coraçâo Imaculado
             
    (dos Santos Lúcia de Jesus Rosa)
             
    Coimbra, Portugal
             
    Nata:     22/03/1907  Fátima
             
    Prof.:     03/10/1928
             
    Def.:      31/05/1949

    <SPAN
    style="FONT-WEIGHT: 700; FONT-SIZE: 10pt; FONT-FAMILY:

    -Lucy-

  21. Por lo que veo no se me permite copiar el código fuente de las dos páginas por enteras , solo una pequeña parte de las mísmas , lástima porque así se podría ver que hay una gran diferencia ,supongo que ambos códigos deberían ser idénticos aunque se diferencien en la fecha de la muerte de Lucía..

    -Lucy-

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s